Es muy importante saber colocar bien la montura de tu caballo. Ésta debe de adaptarse perfectamente al dorso del caballo para que este cómodo y no le provoque ningún dolor.

Una silla mal adaptada o colocada puede llevar a que el caballo sufra rozaduras, dolores, contracturas, reacciones agresivas o disminución del rendimiento deportivo.

Debemos eliminar el tópico de que todas las monturas se adaptan a todos los caballos. Cada uno debe de tener su propia montura bien adaptada.

¿Cómo sé si la montura es la adecuada para mi caballo?

Para saber si la montura es la adecuada para tu caballo debes de tener en cuenta una serie de características.

Estado de la montura

Primero, debes de observar que el estado de la montura sea el correcto.

Debes comprobar que su estructura, armazón o fuste se flexione ligeramente al presionar sobre el asiento. Esto es la estructura interna de la montura, por lo que deberá de estar en perfectas condiciones para que su ajuste sea correcto. Si aparecen arrugas o la flexión es asimétrica, significará que el fuste está dañado.

Por otro lado, nos fijaremos en el baste, es decir, la parte de la montura que está en contacto directamente con el caballo, dividida en dos partes por el canal.

Silla de Montar Inglesa uso general

Silla de Montar Inglesa

Debes de fijarte que el relleno este distribuido de manera uniforme. Será suficiente cuando puedas agarrar un trozo de cuero entre los dedos si lo pellizcas. Si por el contrario, estuviera demasiado almohadillado, el baste será estrecho y duro y se ajustará peor a tu caballo.

El canal, que divide el baste, determina el espacio que tiene el caballo para mover su columna. El espacio ideal estará entre 6cm y 9cm. Si el canal es estrecho, restringirá el movimiento de la columna provocándole presión y dolor.  Y si es muy ancho, la montura tocará su columna y se apoyará en ella.  De esta forma, si no es uniforme, se ladeará y el jinete irá desequilibrado.

Una montura perfecta debe de ser totalmente simétrica. No solo en su estructura, sino también en cuanto a los faldones, las costuras o los latiguillos, para así no crear desequilibrios al jinete, ni lesiones al caballo.

¿Cómo debemos de colocar bien la Montura?

A la hora de colocar bien la montura sobre tu caballo deberás de valorar el ajuste a su dorso. También tienes que estar muy pendiente de la reacción de tu caballo al ser ensillado. Éste será el que te de la clave de si está cómodo o algo le molesta.

La posición correcta de la silla del caballo es aquella en la que el movimiento del tren delantero no esté limitado. Es decir, unos centímetros por debajo de la escápula.

Lo mejor, es que coloques la montura encima de la cruz y la dejes caer a su sitio por gravedad. Más o menos, se quedará a unos 3 o 4 centímetros por debajo de la escápula. Si la colocas adelantada, la silla limitará el movimiento de su espalada y la cruz del caballo elevará la parte delantera, por lo que el asiento no estará equilibrado y el jinete tampoco.

Por el contrario, si la colocas muy atrás, el centro de gravedad de la montura se verá afectado y provocarás molestias en el caballo.

En ningún caso, la montura puede asentarse sobre las vértebras lumbares. Te recomendamos que palpes la última costilla con tus dedos para ver donde terminan las vértebras. Este será el punto que la parte posterior de silla no debe pasar.

¿Cómo debe de ser la Montura?

La montura debe de ser lo suficientemente larga para cubrir los músculos del dorso desde unos centímetros por detrás de la escapula hasta la zona lumbar, pero sin llegar a ella. Si la montura fuese más corta, habrá un mal reparto del peso y provocará dolores en nuestro caballo.

En una vista lateral, el baste debe apoyarse cómodamente sobre el dorso de nuestro caballo, sin huecos, mostrando un buen contacto con la musculatura.

Después ajustaremos la cincha. Cuando cinchemos, la cincha siempre se abrocha con el primer y el tercer latiguillo. Debe situarse perpendicular al suelo, unos 10cm por detrás del codo, en la zona más estrecha de la caja torácica.

Ajustar la cincha

Con la cincha bien sujeta, más el peso del jinete añadido, deberemos de comprobar que el caballo puede mover bien la espalda y que la montura no se balancee.

Por último, deberás de terminar de colocar bien la montura de tu caballo. Obsérvale en movimiento con la silla y los protectores ajustados para detectar si existe alguna anomalía. Después con el jinete ya subido, comprueba de nuevo que todo esté correcto.

Es importante que seamos conscientes de la importancia que tiene colocar bien la montura de nuestro caballo. Una silla errónea o mal colocada puede causarle limitación de movilidad, contracturas musculares, atrofias u otros dolores que afectaran al bienestar de nuestro caballo.

En Curtisur puedes encontrar una gran variedad de Sillas de Montar a caballo de gran calidad y fabricadas a mano con los mejores materiales.

Más consejos de Curtisur:

 

Enfermedades en los cascos de los caballos · Vacunas necesarias para los caballos · Protectores para caballos ¿Cuáles son mejores?